fbpx

Prevención de heridas: evitar úlceras por presión en casa

Prevención de heridas: evitar úlceras por presión en casa

Qué son las úlceras por presión

Las úlceras por presión, también llamadas úlceras por decúbito o escaras pueden ocurrir cuando una persona está postrada en cama o alguna otra superficie por un tiempo prolongado de manera inmóvil, inconsciente o incapaz de sentir dolor. También pueden formarse por estar sentado en una silla de ruedas o por usar yeso.

Las úlceras por decúbito pueden ser un problema grave entre los adultos mayores frágiles. Pueden estar relacionados con la calidad de la atención que recibe la persona. Si una persona inmóvil o postrada en cama no se gira, se coloca correctamente y no se le da una buena nutrición y cuidado de la piel, se pueden desarrollar úlceras por decúbito. Las personas con diabetes, problemas de circulación y mala nutrición corren un mayor riesgo.

ARTÍCULO RELACIONADO: Prevención de las úlceras por presión en hospitales

Causas

Cualquiera que permanezca en una posición durante mucho tiempo corre el riesgo de desarrollar úlceras por presión. A menudo se forman en personas que necesitan ayuda para cambiar de posición.

Una persona que desarrolla una úlcera por presión puede:

  • Pasar mucho tiempo sentado en una silla o acostado en la cama
  • Usar una prótesis o un aparato quirúrgico
  • Usar zapatos que no le queden bien o ropa con elástico

Estas llagas se forman cuando los tejidos y los vasos sanguíneos se comprimen y se interrumpen durante más de dos a tres horas. Esto puede conducir a una mala circulación, lo que resulta en la muerte del tejido y la infección. A medida que la piel muere, la úlcera de decúbito comienza primero como un área roja y dolorosa, que eventualmente se vuelve morada. Si no se trata, la piel puede abrirse y el área puede infectarse.

De igual forma, la humedad puede ser una causante principal, ya que los fluidos como el sudor, orina, materia fecal que permanecen en la piel pueden hacer que se humedezca demasiado, lo que aumenta el riesgo de desarrollar lesiones por presión.

Es importante cuidarla ya que puede volverse profunda y extenderse al músculo y al hueso. Una vez que se desarrolla una úlcera de decúbito, suele ser muy lenta para sanar. Según la gravedad de la úlcera de decúbito, el estado físico de la persona y la presencia de otras enfermedades, como diabetes, pueden tardar días, meses o incluso años en sanar. En algunos casos es posible que necesiten cirugía para ayudar en el proceso de curación.

Ubicaciones comunes

Se forman llagas en las áreas de presión. Una persona que pasa mucho tiempo sentada puede desarrollar llagas en:

  • Glúteos y coxis
  • Columna vertebral
  • Omóplatos
  • Tobillos
  • Talones
  • Espalda
  • Codos
  • Nuca
  • Parte posterior y lateral de las rodillas

Úlceras por presión en el hospital y el uso de apósitos de sacro

Etapas de las úlceras por presión

Hay cuatro etapas que describen la gravedad de la herida. Estas etapas incluyen:

  1. Piel descolorida: la piel aparece roja en pieles más claras y azul/morada en aquellas pieles más oscuras. Se puede reconocer fácilmente cuando la piel no palidece (se vuelve blanca) al momento de ejercer presión en ella con un dedo.
  2. Daño superficial de la piel: esta etapa implica daño superficial de la piel. Incluso puede parecer una ampolla. No obstante, la capa superior de la piel puede repararse a sí misma.
  3. Herida más profunda: la herida está abierta y se extiende hasta la capa de grasa de la piel, aunque no se ven músculos ni huesos.
  4. La herida se extiende hasta el hueso: esta etapa es la más grave. En esta, los músculos y los huesos son propensos a las infecciones, lo que puede poner en peligro la vida del paciente.

Cómo se pueden prevenir las úlceras por presión

El desarrollo de lesiones por presión se puede prevenir mediante la observación cuidadosa de la piel y apoyar a aquellas personas que no pueden moverse por sí mismos. Algunos consejos para prevenir el desarrollo de úlceras son:

Movimiento

La actividad física y ciertos ejercicios promueven la circulación, lo que ayuda a prevenir la formación de úlceras por presión. Se recomienda que al menos cada dos horas se cambie de posición para evitar que se formen.También se aconseja que cuando sea necesario, se repose en un lugar diferente a la cama, como sillones reclinables u otras sillas más acolchadas. Además, evita dejar a las personas en la misma posición en cualquier lugar durante un período prolongado de tiempo. Esto incluye cambiar de lugar mientras están acostadas o despiertas durante el día.

Revisar la piel

La piel debe revisarse con frecuencia para detectar signos de desarrollo de úlceras por presión. Una escara puede desarrollarse en menos de unas pocas horas. Por ejemplo, ¿alguna vez has experimentado un aumento del dolor y el enrojecimiento de los glúteos mientras conducías durante más de una o dos horas? Si es así, significa que desarrollaste una úlcera por presión de primera etapa, pero tu capacidad de movimiento te permitió reconocer el dolor y ajustar tu posición para evitar que progrese. No obstante, algunas personas no tienen facilidad de movimiento de manera independiente. Por ello, tanto el paciente, como la persona encargada (sí es el caso) deben verificar y reconocer los signos del desarrollo de una úlcera por presión al realizar el cuidado perineal, proporcionar duchas o realizar otras evaluaciones de la integridad de la piel. Todos estos controles también deben documentarse.

Usar ropa de cama o materiales especiales para reducir la presión

Dependiendo de las necesidades de cada persona, es posible que se necesiten camas especiales, como colchones de agua o de aire, o acolchados especiales, como protectores de talón, para reducir la cantidad de presión ejercida sobre áreas sensibles del cuerpo. Estos materiales adicionales no deben ser solo para los colchones o el calzado. Además se pueden utilizar almohadas para permanecer de lado mientras se está acostado en la cama- Incluso hay algunas camas más modernas que pueden girar automáticamente. Sin embargo, estos sistemas no reposicionan completamente a una persona. Por ende, es mejor juntarlos con el cambio de posición manual.

Mantener la piel seca y limpia

La incontinencia es uno de los mayores factores asociados con el desarrollo de úlceras por presión. Cuando las heces o la orina permanecen en contacto con la piel, los ácidos y las enzimas que contienen comenzarán a causar excoriación y degradación de la piel más rápido de lo normal. Aunado a esto, cuando no hay movimiento frecuente se puede desarrollar una úlcera por presión en el área perineal más rápido.

Tener una dieta saludable

Los beneficios de un sistema circulatorio que funcione bien son tan buenos como los nutrientes que proporciona. De hecho, optimizar el estado nutricional de una persona con una úlcera por presión es clave para garantizar el éxito del tratamiento. En el caso de las personas que sufren enfermedades crónicas, como la diabetes, una dieta saludable puede ir mucho más allá que simplemente prevenir o estimular la curación de las úlceras por presión.

Seguir el tratamiento por parte del médico es clave para garantizar una óptima recuperación

Manejar las condiciones de salud crónicas de manera efectiva

Las condiciones de salud crónicas también pueden afectar el riesgo de desarrollar úlceras por presión. Cualquier condición que afecte la función del sistema cardiovascular puede provocar una mala circulación y un mayor riesgo de desarrollar úlceras. Como resultado, el manejo efectivo de estas condiciones sigue siendo fundamental, además de todos los pasos mencionados anteriormente.

Una de las mejores maneras de hacerlo es monitorear la ingesta de líquidos en personas con insuficiencia cardíaca, mantener restricciones dietéticas para las personas mayores con enfermedad renal o garantizar que la ingesta de medicamentos no den como resultado una función circulatoria deficiente.

LEER TAMBIÉN: La prevención de heridas

Síntomas de las úlceras por presión

Los síntomas de las lesiones por presión pueden incluir:

  • Cambios en el color de la piel
  • Hinchazón, dolor o sensibilidad
  • Piel que se siente más fría o más caliente al tacto que otras áreas
  • Pérdida de piel, exposición de capas más profundas de la piel
  • Drenaje similar al pus en el área abierta de la piel

Si sospechas que tienes una úlcera por presión consulta de inmediato con tu médico para poder tratarla a la brevedad. En cuanto más rápido se trate más fácil será de curar. Es importante evitar que una herida se infecte. La curación se retrasa en una herida infectada y la infección podría causar problemas en otras áreas del cuerpo.

Fuentes de consulta

Cleveland Clinic. (2022). Pressure Injuries (Bedsores). 2 de mayo de 2022, de Cleveland Clinic Sitio web: https://my.clevelandclinic.org/health/diseases/17823-pressure-injuries-bedsores

Health. (2022). Bedsores. 2 de mayo de 2022, de Johns Hopkins Medicine Sitio web: https://www.hopkinsmedicine.org/health/conditions-and-diseases/bedsores

Mayo Clinic. (2022). Úlceras de decúbito (úlceras por presión). 2 de mayo de 2022, de Mayo Clinic Sitio web: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/bed-sores/symptoms-causes/syc-20355893

Recent Posts

Menú